Atentado en Río Tercero: el documental sobre la única querellante Ana Gritti

A 25 años del atentado a la Fábrica Militar en Río Tercero, se estrena el documental “Ana (entre la justicia y la soledad)”, realizado por la productora Vigliecca. Este audiovisual pone en escena la memoria de la única querellante en la causa que buscó incansablemente la Justicia y que logró desterrar la idea de accidente y llevar a juicio al ex presidente Menem.

En 1995, Menem acababa de ser reelegido como presidente cuando explotó, el 3 y 24 de noviembre, la Fábrica Militar en Río Tercero. Entre las 7 personas que murieron, estaba Hoder Francisco Dalmasso, esposo de la abogada Ana Gritti. Era profesor en la ex ENET General Savio, quien luego de ayudar a evacuar el colegio, murió de un infarto cuando se dirigía a su casa.

Ana nunca se convenció con las explicaciones de que las explosiones fueron un accidente, argumento sostenido desde el Estado y los mandos militares. Incansable, con una mirada firme y un discurso frontal, sostenía con todo su cuerpo sus convicciones. Así logró, en 1998, abrir un camino para instalar en la agenda política y mediática que no se cierre la causa como accidente y solicitar las pericias para comprobar que “el trotyl no se enciende con el fuego y no explota sin un detonador”.

Con mucha soledad, se enfrentó al poder del terrorismo de Estado, que en democracia y bajo la expresión de la política menemista, hizo volar una fábrica para ocultar pruebas de venta ilegal de armas. “Me sentí sola, nunca pude explicarme el porqué de esa ausencia cuando era una causa común”, estas palabras de Ana son una foto de un modo de la ciudadanía en los años 90 y comienzo de los 2000, el eco de un modelo político que convencía a la ciudadanía de no participar, no demandar, no salir a las calles. Que dividió a un pueblo, el cual, inmovilizado por la lucha por la verdad, muchas veces le dio la espalda. Sin embargo, y contra todo pronóstico, una mujer de una ciudad del interior llegó a Buenos Aires para enfrentarse con la máxima cúpula de poder. Muchas otras personas sí estuvieron cerca y comprometidas con ella.

“La voladura de la fábrica fue un hecho intencional, preparado y programado por especialistas. Una de las motivaciones fue ocultar las pruebas que allí había sobre la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador; ventas habilitadas por decretos presidenciales firmados por Carlos Menem, el entonces presidente, y sus ministros con la participación también del Ejército”, dice la abogada en una de las entrevistas incluidas en el documental.

Estoica, dedicó los últimos años de su vida a buscar a los responsables ideológicos, materiales, los encubridores y cómplices. “La Justicia no llega al poder y a los poderosos, es mentira que tiene una venda, es equivocado. La Justicia se ha quitado la venda y sabe muy bien quién tiene al frente y, según a quien juzgue, firma con la mano izquierda o la mano derecha. Nos han demostrado acabadamente que, con todas las pruebas existentes, el fallo es coherente con la armónica decadencia con la que nos están sometiendo a los argentinos”, dice Ana en una entrevista, con su voz firme.

Conversamos con Guillermo Vigliecca, riotercerense conocido por su camino en la música, quien, hace un tiempo, creó una productora, con la cual presenta el documental “Ana (entre la justicia y la soledad)”, que se encuentra online y de acceso libre. Este material audiovisual es una memoria necesaria, que trae la voz de la protagonista a la pantalla para trazar, entre materiales de archivo, su lucha por la búsqueda de Verdad y Justicia.

“Se ha registrado muchísimo en todos estos 25 años y, mirando todo ese material, Ana tenía una presencia documental impresionante y es lo que motivó a pensar por qué no reivindicar el trabajo de esta mujer. Si no fuese por ella, no sabríamos en qué situación estaría hoy la causa ni tendríamos la posibilidad de decir que fue un atentado, dicho por la justicia. Lo más seguro es que todo iba a quedar en un mero accidente laboral. Su tesón y su esfuerzo físico y judicial han hecho que se enfrentara al poder máximo de ese momento y que hoy, a 25 años, podamos saber de qué se trataba, aunque todavía la justicia total no llegó”, nos cuenta Vigliecca ante la pregunta de por qué un documental sobre Ana.

Con el paso del tiempo, nos dice que se dio cuenta del valor y la valentía de la abogada, así como de la soledad en la que llevó adelante la causa. Muchas veces, fue juzgada por la sociedad, y agrega: “Río Tercero votó ampliamente a Menem cuando ella estaba reclamando justicia a ese Estado que él representaba”.

“La figura de Ana representa la lucha, la Memoria, la Verdad y la Justicia. Y desde esa memoria, ahora, también pedimos reparación histórica. Ana va a ser reivindicada por la historia misma, cuando haya justicia. Aunque la justicia social ya está realizada acá en la ciudad, aún queda la condena efectiva a Menem, que ojalá no llegue demasiado tarde”, afirma el realizador del documental.

Ella quería justicia y la condena a Menem. Ana murió en 2011, tras luchar muchos años contra una enfermedad terminal. El mismo año que se elevó a juicio la causa. Sus dos hijas se conformaron como querellantes tras su muerte. El primer juicio llegó en 2014 en el Tribunal Oral 2 de Córdoba, donde se condenaron a 4 ex militares, que tenían cargos jerárquicos cuando explotaron la fábrica. Ana ya no estaba, pero la justicia confirmaba lo que ella había sostenido desde el comienzo: las explosiones fueron intencionales, fue un atentado.

Menem no fue incluido en ese juicio. En 2018, la Cámara Nacional de Casación Penal ordenó revisar el expediente y devolverlo a jurisdicción cordobesa. Meses más tarde, eleva a juicio a Menem. En febrero de 2021, iniciará la segunda etapa del juicio donde el imputado ex presidente Menem, que está acusado de estrago doloso calificado de muerte y lesiones de personas, deberá sentarse en el banquillo.

Dijo Ana: “El tiempo no cierra las heridas, te acostumbrás a vivir con la ausencia porque las heridas no se cierran nunca. El descubrimiento de la Verdad no me va cerrar ninguna herida, pero se habrá homenajeado la verdad y la justicia, y la tranquilidad de una pelea por una causa que cree que es justa”. Que su valentía sea siempre un faro.

Fuente: La Tinta

Comparte en tus redes sociales