La Encuesta Nacional de Cultura ya tiene los primeros resultados

Fue realizada por el Sistema de Información Cultural de la Argentina (SinCA) del Ministerio de Cultura de la Nación durante las primeras semanas del aislamiento social preventivo y obligatorio. Su objetivo es obtener información estadística certera para implementar políticas culturales públicas de calidad.

La Encuesta Nacional de Cultura se llevó a cabo en forma anónima y confidencial entre diversos sectores culturales y participaron de ella tanto personas individuales como organizaciones.

Hasta el 27 de abril, el relevamiento tomó en cuenta un total de 15.260 casos, 13.019 personas y 2241 organizaciones.

Los primeros resultados arrojan que, debido a las restricciones que impone la pandemia, el sector cultural y sus trabajadores se encuentran entre los más afectados. Y, dentro de este sector, los más mencionados son Música y Teatro. El 37% sostiene que su actividad cultural principal se vincula a la Enseñanza y, que el 67% ejerce su actividad de manera independiente.

Se diseñaron dos cuestionarios de aplicación autoadministrada (uno dirigido a personas y otro, a organizaciones), cada uno compuesto por 30 preguntas, la mayoría estructuradas y otras abiertas.

La difusión se realizó a través de los canales habituales del Ministerio, trabajando en conjunto con las Secretarías y los Organismos Descentralizados (Fondo Nacional de las Artes, Instituto Nacional de la Música, Biblioteca Nacional Mariano Moreno, Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Comisión Nacional de Bibliotecas Populares y Teatro Nacional Cervantes). Además colaboraron gobiernos provinciales y municipales y diferentes asociaciones sectoriales.

Personas

En su mayoría, las personas encuestadas son residentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la Provincia de Buenos Aires y en la región Centro (Santa Fe, entre Ríos y Córdoba).

En cuanto a la identidad de género auto-percibida, se observa una proporción similar entre mujeres (50%) y varones (47%). A su vez, hay un 1% que se siente mejor representado por categorías como intersex, género no binario, personas trans, travestis, etc; y hay un 2% que prefirió no consignar su identidad de género. Dado que sólo el 1% de quienes respondieron la encuesta no se siente identificado por los géneros hegemónicos ,no fue posible hacer afirmaciones sobre diversidad de género. Han participado en la encuesta una proporción similar de autopercibidas/os mujeres (50%) y varones (47 %).

La mayor parte de las personas que respondieron a la encuesta tiene entre 30 y 49 años.

Un porcentaje importante se desempeña en los sectores Música y Teatro. También tuvieron un elevado nivel de respuestas las categorías transversales Formación y Gestión Cultural.

Es un dato para remarcar que en las actividades como Operación de equipos técnicos (sonido, iluminación, las mujeres representan solo el 22%. Su representación es mayor en Enseñanza, Realización de actividades culturales comunitarias; investigación y/o crítica artística/ cultural, Curaduría de obras artísticas, preservación y difusión de patrimonio y Restauración.

En cuanto a los circuitos culturales, la mayoría de las personas encuestadas participa/ trabaja en el circuito cultural independiente (58 %), mientras que un tercio (34 %) nunca trabajó en el circuito oficial ni en el comercial.

La estabilidad de los ingresos está relacionada de manera directa con la participación en los circuitos oficiales y comerciales.

Entre los encuestados individuales, la problemática que se repitió de manera recurrente es la necesidad de obtener un trabajo alternativo para poder sustentarse. Tanto para obtener ingresos como para compensar los efectos del aislamiento, la mitad de las personas encuestadas hizo el intento de adaptar su actividad cultural a la modalidad virtual. El 15% entiende que esta vía es parcialmente aplicable, mientras que el 18% considera que su implementación es impracticable.

Organizaciones

Las organizaciones encuestadas se desarrollan en los sectores de Teatro, Música y Formación y/o Educación cultural y/o artística y realizan actividades de Creación y producción, Formación y Educación y Exhibiciones de bienes, actividades y obras.

Se dividen en 4 categorías: Empresas productoras de bienes y servicios culturales, Cooperativas de trabajo, Organizaciones de cultura comunitaria y Espacios Culturales (desde teatros y centros culturales a museos).

Un dato a subrayar es que casi la mitad cuenta con menos de 5 personas con aportes jubilatorios, en el 20 % no participan personas que perciban remuneración y el 14% tiene personal sin ningún tipo de aportes.

La venta de entradas, las actividades de formación, los eventos culturales y los subsidios estatales son su mayor fuente de ingresos. Mientras que los gastos más significativos son los alquileres, los servicios y las remuneraciones.

Sólo el 23 % logra monetizar las actividades virtuales. El 33% considera que esa modalidad sólo se puede aplicar parcialmente, el 25 % requiere asesoramiento o fomento para poder adaptarse a esta modalidad y el 24 % asegura que adaptar sus actividades a la forma virtual es imposible.

En los todos los meses del último año, el 45% se vio obligado a buscar ingresos alternativos.

A partir del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el Covid -19, las dificultades más mencionadas son el atraso o la imposibilidad de realizar pagos de servicios, alquileres, sueldos/honorarios e impuestos.

Fuente: Tiempo Argentino

Comparte en tus redes sociales