“La propiedad privada no puede ser más importante que los derechos humanos de quienes vivimos acá hace 100 años”

Desde el 30 de agosto, habitantes de Casa Bamba realizan un acampe en la entrada del único camino público que existe para ingresar a sus viviendas, cerrado por la empresa minera Mogote, que afecta la salud, la educación, la economía y el libre tránsito de quienes viven en este poblado desde hace 100 años sobre la vera del Río Suquía y la ruta E-55. Tomaron la decisión después de haber agotado todas las instancias administrativas ante la municipalidad de La Calera y el gobierno provincial, además de presentaciones judiciales que no avanzan.

“Si el municipio reglamentara la ordenanza municipal que desde 2001 declaró reserva natural e hídrica a Bamba, ninguno de estos problemas estarían ocurriendo, el camino público estaría abierto y no viviríamos con el riesgo de que se instale una cantera arriba de nuestras casas”, explica a Alfilo Silvia Flamini, maestra de primaria e integrante de una de las 15 familias que viven en Casa Bamba desde hace un siglo. Desde el 30 de agosto, mantienen un acampe en la entrada del único camino que lleva a sus viviendas, cerrado en febrero de 2019 por la empresa minera Mogote, que con la anuencia del municipio de La Calera y autoridades provinciales quiere explotar una cantera en una zona clasificada como Zona Roja, es decir de máxima protección, por la Ley provincial de Bosque Nativo, además de ser una reserva arqueológica.

a vulneración de los derechos humanos de sus habitantes llevó a que el Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Humanidades emitiera una declaración, en la que se detallan las gravísimas situaciones padecidas por la comunidad de Casa Bamba a partir del cierre del camino público, y se propicia la conformación de una mesa de diálogo interactoral e interinstitucional, con actores responsables de políticas públicas y lxs pobladores, a los fines de atender las necesidades de éstxs.

Para conocer este largo proceso de lucha -administrativo, legislativo y judicial- llevado a cabo por lxs habitantes de este paraje ubicado entre el Río Suquía y la ruta E-55 que une Córdoba Capital con el Dique San Roque, compartimos la entrevista con Flamini, quien confirma que el acampe va a seguir “hasta lograr la libre circulación por un camino que es público y podamos vivir en un ambiente sano”.

Fuente: Alfilo

Comparte en tus redes sociales